¿Cuántas veces nos han reclamado por los molestos ladridos de nuestro can? Muchas veces dentro de las actitudes de nuestra mascota se nota un constante y persistente ladrido que puede llegar a incomodarnos e incluso generar disgustos entre nuestros vecinos o personas cercanas. Una manera eficaz de dar un alto a esto e inculcarle una buena educación a tu mascota es utilizando collares antiladridos para perros.

Parte de las atenciones que debemos proporcionarle a un can, más allá de comodidades, comida y un hogar es importante resaltar el hecho de que es necesario contar con un adiestramiento para adecuar el comportamiento del mismo y que su desenvolvimiento se adecúe a nuestra vida cotidiana, paseos por las tardes, visitas de nuestros amigos por las tardes, y educarlo para que dichas actividades transcurran con normalidad es de utilidad.

¿Has escuchado antes de collares antiladridos para perros?

Pues consiste en una tecnología abocada al adiestramiento del perro mediante diversos métodos que se centran en conseguir que el can cese los ladridos progresivamente hasta que aprenda que dicho comportamiento no debe mantenerse, y finalmente no ladrar en momentos en los que puede causar incomodidades.

Los collares antiladridos para perros poseen microprocesadores que se calibran a las preferencias o requerimientos de dueño y can, siempre que se ajuste bajo supervisión la eficiencia del dispositivo está garantizada. Solo debe ser utilizado en momentos específicos y desactivado en momentos que sean de recreación para el can, de ésta manera disminuir en gran medida el impacto negativo, dejando solo los resultados que se buscan.

Generalidades de los collares antiladridros para perros

Para ampliar la descripción de los collares antiladridos para perros es necesario detallar una serie de aspectos como:

Funciones de collares antiladridos para perros

El mecanismo de funcionamiento de éste dispositivo varía en cuanto a la fuente de energía, en ocasiones son baterías recargables, o desechables. Incluso la interfaz utilizada cambia dependiente de la marca. Desde la implementación de pantallas digitales que facilitan la configuración a la que se ajustará el adiestramiento, todos estos aspectos suman valor económico al producto.

Dimensiones del collar

Como se tiene conciencia de la gran diversidad de razas en lo que respecta a los perros se han diseñado todo tipo de tamaños para los collares antiladridos para perros, longitudes que van desde los 20 cm a 60 cm, evitando que el mismo quede muy ajustado o tan suelto como para que se le caiga a la mascota.
 

Comodidad del perro

El hecho de querer adiestrar a la mascota no debe significar una molestia física para ellos, la idea es que el proceso sea lo menos invasivo en el perro, es por ello que se pone cuidado en el peso del dispositivo, su longitud, resistente al agua, entre otros aspectos que evitaran que la atención del can se focalice en el collar sino en su funcionamiento principal.
 
Dichas especificaciones normalmente las encuentra en el empaque y podrá visualizarlas antes de comprar el collar, y así asegurar el ajuste del mismo a la estatura y proporción de su mascota.
 

Sensibilidad del dispositivo

Es necesario ajustar la sensibilidad de los collares antiladridos para perros para que de ésta manera no se active con los ruidos o acciones del exterior y solo pase con la vibración de las cuerdas vocales del can al momento que éste ladre, así el perro captará el motivo por el cual se activa el dispositivo y su instinto lo llevará a cesar el comportamiento.
 

Mecanismo de trabajo

En lo que a mecanismo respecta, los collares antiladridos para perros funcionan con diferentes métodos o estrategias de entrenamiento pero igual de eficaces, ello sólo contribuye a encontrar el más adecuado para la mascota con la mayor eficacia posible. Entre los métodos se cuenta con choques eléctricos, interacciones con sonidos acompañados en algunos casos con vibraciones, timbres solo perceptibles por el perro y Spray.