¿No te resulta molesto cuando se quejan de tu mascota? Diversas conductas si no son debidamente adiestradas tienden a causar incomodidades entre los habitantes cercanos a tu residencia, incluso en ocasiones para ti mismo o tu familia. Proporcionarle una educación a la mascota resulta en muchos casos lo más adecuado para maximizar la experiencia al cuidado del perro.

Para evitar futuras o existentes molestias respecto a la conducta de tu perro se recomienda darle una pequeña instrucción inicial al perro sobre donde hacer sus necesidades, comportamiento a la hora de la comida, y sobre todo controlar los ladridos. Esto último mencionado sin duda es una de las quejas más frecuentes, ya que causa disturbios sonoros, no es algo que se pueda recoger y guardar de todos modos.

¿Sabía de los collares antiladridos para perros pequeños? 

En busca de solventar los problemas de ladridos en residencias, pisos o comunidades se ha implementado una tecnología que se basa en microprocesadores para conformar junto a sensores y mecanismos de acción un collar antiladridos para perros pequeños, el mismo percibe la vibración de las cuerdas vocales del perro.

Al momento de que se activa puede trabajar con emisión de sonidos con vibraciones o pequeñas descargas eléctricas. Va dando una alerta en aumento progresivo dependiendo de la respuesta del perro en cada ladrido, en caso de persistir se sube un poco la intensidad de la advertencia, es un entrenamiento sucesivo y con un poco de tiempo los resultados serán evidentes.

Eficientes collares antiladridos para perros pequeños

Los mecanismos más desarrollados para la interacción con tu mascota se basan en tres principios básicos que se van adecuando paulatinamente dependiendo de la reacción del perro al collar antiladridos para perros pequeños. Dichos mecanismos son:
 
  • Vibración y sonido: Para trabajar con éste método el sensor del collar, al activarse, emite un pitido junto con la vibración por al menos 0.5 segundos, si el perro vuelve a ladrar la intensidad de ambos factores aumenta correspondientemente los próximos 7 niveles hasta prolongarse la señal unos 3.5 segundos. Si en un intervalo de 30 segundos el perro ya no ladra el collar antiladrido para perros pequeños se iniciará en el nivel 1.
  • Collar antiladrido para perro pequeño con ultrasonido: Posee un microprocesador junto al sensor que le permite emitir frecuencias solo audibles por el perro, el cual va en un aumento progresivo si la conducta se mantiene, posee un principio de funcionamiento muy similar al anterior. La adaptación y ajuste del sensor es sumamente importante en todo collar de antiladrido para perros pequeños, para evitar que se active por ruidos o interacciones del entorno.
  • Shock eléctrico: En este caso se habla de una interacción sonora con el perro en los dos primeros niveles, posteriormente si el comportamiento se mantiene el dispositivo proporcionará en el tercer nivel un sonido con un leve choque eléctrico que no perjudicará a su mascota, la reacción se separa una de otra en intervalos de 30 segundos en caso de que el can continúe ladrando, de igual forma posee un método de protección para no sobre estimular a la mascota, es fácil de utilizar y efectivo. 

Consideraciones al adquirir un collar

Para garantizar una buena experiencia utilizando el collar antiladridos para perros pequeños es de suma importancia verificar la estatura del perro, su tamaño nos dirá qué medida de correa es más adecuada colocarle, así como sus dimensiones y peso. Los collares tienen presentaciones ligeras para no molestar la comodidad del perro. Verificar si la correa no queda muy ajustada o suelta, dependiendo del caso y calibrar la sensibilidad del equipo. Se recomienda supervisión profesional.